LA IMPORTANCIA DEL SUELO EN EL IMPLANTE DEL CULTIVO

El primer paso a la hora de comenzar la siembra  o trasplante del cultivo es conocer las propiedades de nuestro suelo. En este se desarrollará la raíz y es importante que reúna las condiciones adecuadas ya que proporcionará los nutrientes, minerales y agua necesarios para las plantas y árboles, almacena carbono y es el hogar de insectos, pequeños animales, bacterias y otros tipos de microorganismos.

Es de vital importancia conseguir un equilibrio físico, químico y biológico, ya que suelos con textura franca (arena limo y arcilla)  proporcionarán  un tamaño de partícula que ofrece una buena oxigenación para las raíces y la retención de agua suficiente para nutrir a las plantas, además los suelos muy compactados impedirán que la raíz explore el medio y se desarrolle, acumulará sales por ascensión capilar y evaporación del agua, y se encharcarán proliferando la aparición de enfermedades. En el caso contrario, los suelos muy sueltos no permitirán la retención de nutrientes y agua.

El equilibrio químico ofrece un buen intercambio entre los cationes disueltos en la solución del agua y los que están adheridos al suelo, evitando así bloqueos o excesos de elementos que son antagónicos, impidiendo a la planta absorber los que ya están en el suelo, presentando los cultivos carencias de algunos elementos.

El suelo es también  un ser vivo y tiene una diversidad biológica que proporciona hongos, bacterias y microorganismos que serán capaces de evitar la proliferación de enfermedades de suelo (al entrar en competencia con estos) que afectan a las raíces, cuello y tallos de las plantas (Fusarium, Phytophthora, Verticillium…) y también desarrollan microorganismos que son solubilizadores de nutrientes y fijadores de nitrógeno en el suelo.

Otro punto muy importante a tener en cuenta es la degradación del suelo, cuyo proceso es silencioso y tiene consecuencias para los cultivos. Con diferentes técnicas del manejo del suelo, como realizar labores de suelo, aportar materia orgánica y aplicar microorganismos beneficiosos se puede evitar que surjan algunos de los problemas mencionados anteriormente.

Suelo en buen estado para el cultivo
Suelo compactado con acumulación de sales

¿QUE PAPEL JUEGAN LOS ÁCIDOS HÚMICOS EN LA MEJORA DEL SUELO?

Los ácidos húmicos son la parte de la materia orgánica descompuesta más estable en el suelo. Su aporte proporciona una mejora físico-química y biológica en el suelo en las que podríamos destacar:

  • Logran mayor crecimiento de las raíces,  al mejorar la estructura del suelo. Optimizan la relación agua / aire en la

rizosfera.

  • Su degradación aporta macronutrientes y micronutrientes al sistema radicular.
  • Aumentan la actividad microbiana en el suelo. Estímulo de microorganismos al contener un alto porcentaje de carbono orgánico.
  • Incrementan la capacidad de intercambio catiónico (CIC) al Formar complejos estables aumentando la disponibilidad de micronutrientes para las plantas.
  • Contribuyen a evitar la erosión del suelo.
  • Tienen efecto quelante sobre el hierro, manganeso, zinc y cobre.
  • Contribuyen a la absorción de energía por un oscurecimiento del suelo, facilitando de esta manera, su calentamiento.

Gama Humix Fort

En los ultimos años hemos desarrollado una gama de húmicos especiales para el suelo de alta efectividad.

El estándar que aplicamos en su fabricación es de la más alta rigurosidad, proporcionando ácidos húmicos procedentes de leonardita estables y de muy alta calidad.

Nuestra gama Humix Fort está formulada con diferentes riquezas que se ajustan en los diferentes estados del ciclo vegetativo.

Humix Fort es un producto apto para la agricultura ecológica ya que está certificado por el CAAE en la UNE 142500.

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres conocer más acerca de nuestros productos? Contacta con nosotros a través de este formulario.

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.